Ir al contenido principal

Entradas

Zona de promesas

"Mamá sabe bien  Perdí una batalla  Quiero regresar  Solo a besarla 
No esta mal  Ser mi dueño otra vez  Ni temer que el río sangre y calme  Al contarle mis plegarias"
- Rompiste tu promesa, y me besaste sin cumplir lo que habías prometido hacer antes de juntar tus labios con los míos.
En esa habitación de hotel, mientras veía frente a mí a la razón de cientos de batallas perdidas, recordaba lo que le había prometido: que pediría perdón por todo el daño causado, por todas las veces que mi comportamiento distraído y la ligereza de palabra habían causado heridas en su corazón. Yo lo había prometido, así que hinqué mi rodilla izquierda frente a ella y le pedí, con los ojos nublados por las lágrimas de culpa, que perdonara todos los malos ratos y las palabras hirientes que había tenido que soportar. Y como el guerrero que vuelve a pelear una nueva batalla, volvía solo a besarla. Pero la recompensa fue mil veces, millones de veces, mayor que un cálido y tierno beso.

"Tarda en lleg…
Entradas recientes

Ella está hecha de tiza

"Ooh, let's go out tonight, You don't need to be frightened Don't say it isn't right, Move on, jump in, fall out"
Quien inspira este post es docente. Una docente que no ejerce docencia de tiza y tablero, pero que parece estar hecha, ella misma, de tiza. 
Debo admitir que mi relación con ella (si es que a toda la serie de acontecimientos ocurridos entre ella y yo puede llamarse "relación") ha sido tan estable como la mar picada en plena luna llena.Y a pesar de todo, cierta llama de deseo insiste en avivarse. Con todos los peros ese susurro lascivo, de cuando en cuando, levanta la voz al oído de cada uno, excitándolo, haciendo a quien lo escucha navegar en un río de emociones que fluye desde el corazón, desde las entrañas, hacia sitios donde amor, pasión y deseo pueden volverse uno solo.
En medio de tantos malos ratos, una persona en medio de su desespero puede llegar a pensar en acabar con su dolor silenciando su propia vida. Y justo soortando el trance…

Honey White

"Honey white, honey white Honey white Made a deal for some angel food Honey white, honey white Everybody told her it was sweet and good yea Oh honey, oh honey Oh honey, oh honey"
Todo empezó a través de una aplicación para conocer personas. Atrás quedaron los tiempos de las revistas para solitarios, los apartados aéreos, incluso las salas de chat. Ahora todo se reduce a un "hot or not" en el que siempre he salido descartado. Hasta ese día.
Vivíamos relativamente muy cerca (cosa sorprendente para una aplicación en la que abundan mujeres que viven fuera de mi ciudad), ya que podría ir a la casa de ella en bicicleta sin esforzarme físicamente. Recuerdo que me impactaron mucho sus ojos. No eran de un color llamativo, pero su expresividad era enorme. En las fotos que ella compartió en esta app, siempre se veía esmeradamente arreglada, pero buscaba resaltar su enorme busto a través de escotes o camisas ceñidas. Cuando empezamos a hablar traté de no espantarla, dando mi atenci…

Dreams

Fluye a través de mí, me enciende lentamente, la temperatura va en aumento mientras mi respiración se entrecorta en medio de jadeos de esfuerzo y placer.

De repente despierto y estoy solo, en medio de mi habitación, bañado en sudor y mojado por esa esencia de vida que un artista llamó "honey white".

¿Podremos distinguir la realidad de un sueño, cuando es tan vívido, tan real, que sin más advertencias que las imágenes de nuestra mente nos recrean, nos llevan al éxtasis en forma de orgasmo?

Eso es este blog: realidades entrelazadas con sueños y deseos que rayan entre la perversión, el placer y el amor.